¿Cómo elegir aros para novia?

Aros para Novias

El Matrimonio, es el evento más importante para aquellas parejas que deciden unirse para toda la vida. Si estás próxima a contraer nupcias, lo más probable es que estés planificando detalladamente el look que lucirás durante esa fecha y, sin duda, los aros de novia son uno de los accesorios que no puedes pasar por alto. Pero ¿qué debes considerar para escoger tus aros perfectos?

El peinado, el maquillaje y es vestido son elementos importantísimos que tendrás que considerar al momento de elegir tus pendientes de matrimonio. Pues todos ellos, en conjunto formarán tu look final que tendrá que ser elegante y equilibrado.

Tipos de Aros

Si pretendes llevar un peinado recogido, los aros grandes y con diseños decorativos podrían ser una excelente opción, ya que al mantener el área de tus orejas despejada, destacarán muchísimo y te harán lucir completamente radiante, conoce los aros Niza, los cuales complementan este look.

Por otro lado, si tu opción es llevar el cabello suelto, unos aros minimalistas quedarán perfectos en tu look. Lo mismo aplica en el caso de que tu maquillaje sea bastante cargado o que tu vestido contenga demasiados detalles decorativos. Prueba unos aros limpios y con brillo, te recomendamos los aros Halo como una opción a tu look.

Para las novias clásicas las perlas siempre serán la opción preferida, ya que son atemporales y entregan un look romántico. Además permiten complementarse entre sí, junto al collar o un brazalete. Los aros Florence son una hermosa y romántica opción, ya que una delicada perla cultivada es rodeada por el brillo de diamantes.

En el caso de que tus pendientes sean un regalo apreciado o una herencia y tienen un valor simbólico para ti, lo ideal sería llevar un recogido trenzado o bien peinar tu cabello hacia un costado para tus aros resalten.

En conclusión, no existen reglas inamovibles sobre qué aros debes llevar el día de tu boda. Esta decisión es muy personal, sólo debes considerar mantener cierto equilibrio en tu look, los aros deben enmarcar tu rostro y no ser el protagonista, así no lucirás demasiado cargada. De esta forma, podrás destacar aquellos atributos que más te gusten y que tengan un valor simbólico o emocional para ti.